GASTRONOMIA

Hasta 1970, en sus diversas festividades, los habitantes de la comunidad aun consumía el fríjol, con el paso de los años su dieta se fue variando, y actualmente se consume cualquier tipo de manjares, y las comidas típicas para los Culquilenses son: el mole negro, el pozol, la barbacoa y las empanadas. Las tres primeras comidas se preparan en ollas de barro y se sirven en cajetes (platos de barro) porque solo de esta manera conservan mejor su sabor; las empanadas, las tortillas y los totopos se cuecen en comal de barro para que se inflen bien y evitar que se quemen. Las bebidas tradicionales han sido el pulque y el tepache.

 

PAGINA PRINCIPAL

© | 2006 | Figueroa Bautista Maritza, Gonzalez Gay Janet