CDI. Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. México
cdi.gob.mx
 
INICIO INDICADORES Y ESTADÍSTICAS Regiones indígenas de México
Regiones indígenas de México Imprimir E-mail
Domingo, 08 de Febrero de 2009 18:00
AddThis Social Bookmark Button

Definición de las regiones indígenas de México. Apuntes Metodológicos.

La definición de los límites —al menos probables— de lo que hoy en día constituyen las regiones indígenas de México no es tarea fácil debido a la compleja e intensa dinámica que caracteriza a los propios pueblos indígenas, la diversidad de grupos etnolingüísticos y sus variantes lingüísticas, sus volúmenes de población, patrones de asentamiento, modos de vida y formas de relación —la mayoría de las veces subordinada y discriminatoria— con el resto de la sociedad nacional. Este último factor, asociado a la apropiación de sus territorios por los grupos sociales dominantes, al mestizaje y al paulatino proceso de abandono de sus lenguas y, en cierta medida, de sus identidades y culturas desde el siglo XVI, ha tenido como resultado una extensa y compleja gama de dinámicas que dificultan la definición precisa de los territorios indígenas.

Regiones indígenas de MéxicoEn términos cuantitativos, esta complejidad se expresa en el hecho de que 60 por ciento de la población indígena, aproximadamente 6.02 millones de personas, vive en los municipios indígenas —éstos son cuando la población indígena representa más del 40 por ciento del total municipal—, mientras que el resto, es decir, cerca de 4.2 millones, habita en municipios donde su representación proporcional es minoritaria. Esta distribución poblacional responde tanto a particularidades históricas locales como a la fuerte migración a las grandes ciudades del país o la de los jornaleros agrícolas. Es importante señalar que la población indígena se encuentra presente en una cuarta parte de las localidades del país, casi en la totalidad de los municipios —sólo 30 de ellos no tienen presencia indígena— y en todas las entidades federativas.

El término región hace referencia al espacio en el que se integran aquellos elementos que pertenecen a un nivel más pequeño —municipios o localidades—, que se encuentran dentro de una entidad mayor a través de la red de relaciones diversas que se establecen entre ellas. Ésta, a su vez, se distingue, al menos hipotéticamente, de otras unidades regionales con las que puede o no mantener determinadas formas de contacto. En general, existen dos grandes conglomerados de trabajos que aluden al concepto y a la definición de las regiones: por un lado, los de tipo académico y, por otro, los dirigidos a la planeación del desarrollo. El primero reconoce la existencia de la región por sí misma, identifica límites, composición y todos aquellos elementos específicos sobre la temática tratada, y en su delimitación no se consideran los límites municipales. El segundo grupo de trabajos orientados a la planeación del desarrollo, se refiere a la región como una unidad de acción de políticas y programas de gobierno, y tradicionalmente se define por un conjunto de municipios.

Por otra parte, los principales elementos que se toman en cuenta para la configuración de una región también son dos: el de la población o demográfico y el espacial o territorial. Los criterios asumidos como prioritarios para definir los límites regionales se derivan de la participación de la población en los procesos económicos, para lo cual normalmente se deben identificar los diferentes tipos de actividades que desarrollan los seres humanos para subsistir —producción, intercambio y consumo—, así como los geográficos y ecológicos.

Cabe señalar que la integración de una región no depende sólo de la distribución, el tipo y la intensidad de las actividades productivas, en términos del peso de los fenómenos y dinámicas demográficas en su configuración, sino de la relación entre la dispersión y la concentración de los asentamientos humanos; fenómenos comúnmente asociados a aspectos económicos, culturales y sociales. En este sentido, los patrones de asentamiento de la población indígena no sólo responden a procesos económicos, sino también a otros de carácter histórico, geográfico y cultural, lo que explica la dispersión de sus localidades, cuyo análisis a través de los cortes generalmente usados para distinguir lo rural y lo urbano son a todas luces insuficientes. Baste mencionar que entre los pueblos indígenas que habitan en el Gran Nayar y en la Sierra Tarahumara, predominan patrones de asentamiento de enorme dispersión, vinculados a sus particulares sistemas cosmológicos y de creencias, aunadas a las condiciones de carácter geográfico imperante, por lo que la mayoría de su población habita en localidades menores a 100 habitantes.

La población se convierte entonces en uno de los elementos imprescindibles en el análisis regional, según las tendencias de sus fenómenos, como serían la fecundidad, la mortalidad y la migración. La interrelación de estos fenómenos con los factores económicos, sociales y culturales, entre otros, son los que dan lugar a la dinámica de una región.

Regiones indígenas de MéxicoPor otro lado, la conceptualización de las unidades regionales no debe perder de vista que pocas veces éstas son autosuficientes; toda región se encuentra en constante interrelación con otros complejos regionales. Si bien, en la actualidad las actividades industriales son responsables, en gran medida de la dinámica de una región, éstas también dependen de otras que se identifican con los sectores primario y terciario, por lo que tanto al interior como en su relación con otros complejos regionales, la especialización de la producción, las relaciones sociales de producción, los factores políticos, el intercambio de bienes y el consumo tienen una participación decisiva en la conformación de la dinámica regional. Otros elementos vinculados a los sistemas culturales, como las fiestas o los movimientos de población, debido a factores sagrados y religiosos, por ejemplo las peregrinaciones, pocas veces se toman en cuenta, aun cuando constituyen mecanismos sociales que refuerzan las redes de relaciones, así como el intercambio de bienes y servicios, entre otros.

Además, es importante anotar que en toda regionalización su construcción requiere partir del supuesto de la presencia de ciertos elementos de carácter homogéneo que le otorgan continuidad, y de ninguna manera constituye una entidad total, cerrada y uniforme. Por el contrario, es necesario reconocer que, independientemente de las motivaciones y objetivos presentes en la definición de las regiones indígenas revisadas, y en la medida en que lo que se busca es identificar y establecer parámetros de fenómenos y características que prevalecen a través de redes de relaciones, éstas son heterogéneas a su interior. Y es precisamente esta heterogeneidad la que permite que tanto en el espacio como en el tiempo, pero sobre todo entre los grupos sociales y las personas que en ellas viven o llevan a cabo sus actividades, sea posible la permanencia de ciertas formas de vida, intercambios, culturas y economías, cuyas relaciones dan lugar a la dinámica que les otorgan el carácter de región.

En el caso de Regiones indígenas de México es importante señalar que teóricamente se partió del concepto de “región cultural”, con la finalidad de identificar aquellos elementos y procesos hasta cierto punto comunes o paralelos entre las diferentes regiones indígenas de México, lo cual se ha tratado de aprehender a través de la caracterización de la diversidad etnolingüística y la distribución de los pueblos indígenas en el territorio nacional. Por ello, es necesario ubicar dichos territorios donde las comunidades indígenas, en su mayoría vinculadas con población mestiza, realizan los procesos que permiten su reproducción, generando una dinámica económica, social y cultural que resulta particular.

En general se reconoce la existencia de las regiones indígenas, ligado a la distribución espacial de los pueblos indígenas identificados por las lenguas y el reconocimiento generalizado de los diferentes pueblos con elementos distintivos, como son Los Altos de Chiapas, la Sierra Tarahumara, las Mixtecas, el Gran Nayar o las Huastecas, entre otras. Es por ello que la mayor parte de las propuestas de delimitación de estas regiones se hayan basado en la distribución espacial de la población indígena, y las diferencias que presentan entre sí se deben a las dificultades de aplicar el criterio de hablantes de lenguas indígenas casi de manera exclusiva para determinar el carácter indígena. En este sentido, existen acuerdos sobre la importancia de incluir, además del criterio lingüístico, otros elementos como son las formas de organización social, la pertenencia a una comunidad indígena, el origen y la historia, así como las identidades que se asumen de forma individual o colectiva. Sin embargo, uno de los problemas que se presentan al tratar de incorporar consideraciones como las anteriores, es la falta de información precisa para establecer criterios generales, debido, entre muchas otras razones, a las dificultades implícitas en las posibilidades de traducir muchos de los conceptos de carácter identitario, histórico o cultural en indicadores mesurables que, además, permitan la construcción de perspectivas comparativas entre las diferentes regiones indígenas de México.

Regiones indígenas de MéxicoEn la propuesta de regionalización que aquí se presenta, los criterios metodológicos han tenido como finalidad resolver dos de los principales problemas encontrados al intentar delimitar las regiones indígenas, sobre todo cuando la mayor parte de la información disponible es a nivel municipal. Por un lado, la enorme heterogeneidad que existe entre los municipios, como los tamaños, la densidad de población total e indígena, las lenguas predominantes en cada uno de ellos. Por el otro, las características geográficas y ambientales, como la morfología y el clima. Por lo anterior y ante el reconocimiento de esta dificultad, la mayor parte de las delimitaciones regionales se han ajustado a los límites municipales para facilitar el acceso y acopio de la información. No obstante, las posibilidades que se han abierto en los últimos años para incorporar otros niveles de desagregación, como es la localidad, representan una herramienta alternativa más para mejorar las necesidades de definición de los límites regionales.

Cabe aclarar que estas alternativas también deben ser utilizadas con cuidado, ya que en ocasiones pueden provocar problemas de comparación entre diferentes fuentes de información, así como inconsistencias y falta de precisión en el manejo de la información a los distintos niveles de desagregación disponibles. En conclusión, la complejidad teórica y metodológica presente en las discusiones y los resultados de las diversas regionalizaciones propuestas hasta ahora, resulta aún más difícil de reflejar en términos de los universos empíricos disponibles y que es posible utilizar, sobre todo en la medida en que, al menos para este caso, es imprescindible considerar la diversidad étnica representada por los distintos grupos etnolingüísticos que viven en el país. Por este motivo, y en función de los objetivos particulares que se mencionan más adelante, esta propuesta se sustenta en las unidades de análisis más generales, pero a la vez de mayor complejidad: la población, sus identidades étnicas y culturales y los territorios en que han habitado, que en conjunto significan su supervivencia como pueblos con historias comunes, paralelas, distintas o confrontadas entre sí. Por ello, este primer ejercicio, más que una regionalización definitiva y estática, constituye un primer paso con una finalidad concreta, el cual requerirá identificar líneas de investigación específicas para cada una de las regiones consideradas en este trabajo.

Logotipos

LIBRO ELECTRÓNICO

Regiones indígenas de México
Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
Coord. Enrique Serrano Carreto
México : CDI : PNUD, 2006.147 p
ISBN 970-753-064-2
Formato: PDF / Tamaño: 6.1 mb

 
 
Mapas por región (Resolución media PDF)
 

Descargar Acrobat Reader  en Español - Gratis

scroll back to top
Última actualización el Miércoles, 18 de Febrero de 2009 12:28
 
Av. México-Coyoacán 343, Col. Xoco, C.P. 03330, Delegación Benito Juárez, México D.F., Tel. (55) 9183 2100

Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
 
CDI. COMISIÓN NACIONAL PARA EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS © 2012 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Polí­ticas de Privacidad