CDI. Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. México
cdi.gob.mx
 
Presentación - Indicadores socioeconómicos. Imprimir E-mail
Lunes, 12 de Enero de 2009 18:00
AddThis Social Bookmark Button

... ningún hecho es ya histórico por ser causa. Llegará a serlo póstumamente
a través de datos que muy bien pueden estar separados de él por milenios.

Walter Benjamin, Tesis de la filosofía de la historia

Al inicio de este milenio nuestro país tiene múltiples retos y entre los más agudos se encuentran los compromisos que como nación tiene con sus habitantes, independientemente de su edad, sexo, origen y pertenencia cultural o étnica. Sin duda el reconocimiento a nivel constitucional del carácter pluricultural de la nación mexicana fue, hacia el final del siglo pasado, uno de los más importantes avances. Entre otros, dio cuerpo y significado pleno a la presencia viva de la población indígena como heredera de las civilizaciones prehispánicas que tanto han enorgullecido al país y que había sido relegada.

No obstante aún existen interrogantes de diversa índole respecto a los pueblos indígenas de México, incluso en términos del número de grupos y lenguas que subsisten, del tamaño de la población de cada uno de ellos, así como del tipo y número de municipios y localidades en que se distribuyen a lo largo del territorio nacional. Así, esta dinámica involucra no sólo a los indígenas que viven en las regiones tradicionales, sino también a todos aquellos que viven en asentamientos donde representan una minoría y que son resultado de la intensa dinámica migratoria y de cambio social que ha tenido lugar en los últimos años. Para algunos periodos históricos el problema del tamaño de la población indígena es de muy difícil solución y los valiosos trabajos realizados han logrado aportar solo valores globales con márgenes de error, como es el caso de aquellas del siglo xvi y horizontes más tempranos. Nunca sabremos con certeza el tamaño de la población en la cuenca de México, en lo que hoy es el territorio nacional o para el continente americano en el momento de la llegada de los conquistadores. Además es muy difícil establecer con claridad las distinciones étnicas existentes en aquél entonces entre las diferentes unidades políticas y territoriales, como eran los señoríos y reinos, debido a que no necesariamente los conceptos a través de los cuales hoy se identifica la diversidad étnica en México —grupos étnicos, grupos etnolingüísticos, pueblos indígenas, etcétera— corresponden con las realidades de los sistemas de organización política, social, cultural o económica de los pueblos del México prehispánico. Estos conceptos se ajustan con dificultad a la diversidad étnica actualmente observada, la cual rebasa a los descendientes de los pueblos amerindios para incluir a otros grupos con diferentes orígenes étnicos, como son afroamericanos, orientales, judíos, menonitas, árabes y otros más, producto de migraciones recientes.

Sin embargo hoy deben ofrecerse algunas respuestas a estas preguntas que son un reto ineludible, por lo que nuestros esfuerzos deben dirigirse a abordarlas y resolverlas conjuntamente tanto en términos académicos como institucionales. Para ello se requiere que quienes participen en esta tarea se comprometan y dispongan a escuchar y aprender nuevas perspectivas, conceptos y experiencias aportadas tanto por las diferentes disciplinas científicas involucradas —demografía, antropología, etnología, lingüística, entre otras—, como por parte de los responsables de la planeación gubernamental y de la operación de programas.

Así, la pregunta sobre el tamaño de la población indígena en el país necesariamente debe partir de establecer mayor claridad conceptual sobre, al menos, dos líneas generales, a saber: quiénes son aquellos a los que se llama indígenas, por un lado y, por otro, la manera en que pueden reconocerse las diferencias entre los propios indígenas referidas a las distinciones de carácter étnico, lingüístico y regional. Estas diferencias entre los distintos grupos etnolingüísticos comprenden la lengua y sus variantes dialectales, pero además, muchos otros elementos que pertenecen al ámbito de los símbolos de las civilizaciones prehispánicas y sus variaciones étnicas, culturales o lingüísticas. Diferencias que son el resultado de las heterogéneas condiciones que han enfrentado los diversos pueblos y regiones indígenas en el país en el curso de la historia, la suya propia, la de sus regiones y la de México en su conjunto.

De esta forma las preguntas sobre los territorios en donde vive la población indígena, su tamaño, sus características demográficas, étnicas y culturales, sus condiciones de vida y los niveles que prevalecen entre los principales indicadores socioeconómicos, deben partir de una definición conceptualmente sólida que incorpore al conjunto de la diversidad indígena en México. A la vez deben permitir su concreción empírica para cubrir las necesidades operativas y prácticas que requieren las acciones institucionales. Basta mencionar que el desarrollo de un adecuado marco conceptual para la definición de los indígenas es necesario no sólo para la investigación cualitativa o cuantitativa, sino de manera muy importante para la definición de aquellos que son sujetos de derecho en las legislaciones locales, estatales, nacionales e incluso internacionales sobre asuntos vinculados con las etnicidades.

Cobra importancia la pregunta sobre quiénes son los indígenas en la medida en que sus antepasados fueron los responsables y creadores de muchos de los valores materiales y simbólicos que tanto nos enorgullecen y que han servido para conformar buena parte de nuestra identidad como nación. Su definición debe permitir asignarles el lugar que les corresponde como parte de la nación mexicana, respetando su derecho a conservar culturas, lenguas y costumbres distintas, sin menoscabo de los derechos humanos e individuales, entre los cuales se encuentran los beneficios del bienestar y del desarrollo. Así, la cuestión sobre la cuantificación de la población que pertenece a los distintos pueblos indígenas es de vital importancia, por lo que debemos avanzar con todo nuestro esfuerzo, si no en la solución, sí en otorgar su justa dimensión al problema de su volumen y su distribución. Solo así estaremos en condiciones de conocer con mayor precisión muchos de los indicadores sociodemográficos que la definición de políticas sociales y la planeación del desarrollo exige.

No obstante, antes de entrar de lleno en el tema del tamaño y distribución de la población indígena es importante comentar que la definición precisa de quiénes son los indígenas no es nada sencilla. Ello se debe a que como descendientes de pueblos conquistados no solo fueron sometidos a una reorganización étnica y social; también participaron en el proceso de mestizaje cultural y biológico iniciado desde el siglo xvi. Lo indígena, con toda la fuerza de su diversidad, forma un gradiente continuo entre la población mexicana que involucra, en diferentes niveles, aspectos biológicos, lingüísticos, culturales y étnicos a partir de situaciones históricas concretas. A ello responde el que casi el 60% de la población de Yucatán sea indígena; o en contraste, la casi desaparición de poblaciones originarias o al menos de hablantes indígenas en estados como Colima o Zacatecas; las poblaciones indígenas casi extintas en algunos estados, como los kikapúes de Coahuila, los cucapá, kumiai, cochimí o paipai de Baja California, los seris de Sonora o los mexicaneros de Jalisco, de los que quedan apenas unas decenas de hablantes o para quienes la lengua ha dejado de jugar un papel predominante. En todos estos casos se ha observado un proceso de desuso de las lenguas entre la población indígena estimada por el Instituto Nacional Indigenista y el Consejo Nacional de Población y que de hecho constituye una de las bases de este trabajo, como veremos más adelante. No obstante, la presencia de más de 62 lenguas y sus variantes da cuenta de la vigencia que lo indígena tiene en la vida nacional.


DOCUMENTOS METODOLÓGICOS


   
>

LOS INDÍGENAS EN LOS CENSOS: EL CRITERIO LINGÜÍSTICO

>

LAS ESTIMACIONES DE LA POBLACIÓN INDÍGENA

>

LA ESTIMACIÓN DE LA POBLACIÓN INDÍGENA PARA EL AÑO 2000: HABLANTES DE LENGUAS Y PERTENECIENTES A GRUPOS INDÍGENAS

>

LOS HOGARES Y LA POBLACIÓN INDÍGENA

>

TIPOS DE MUNICIPIOS PROPUESTOS

>

UN ANÁLISIS GENERAL DE LOS INDICADORES

 
scroll back to top
Última actualización el Martes, 13 de Enero de 2009 12:04
 
Av. México-Coyoacán 343, Col. Xoco, C.P. 03330, Delegación Benito Juárez, México D.F., Tel. (55) 9183 2100

Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
 
CDI. COMISIÓN NACIONAL PARA EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS © 2014 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Polí­ticas de Privacidad