CDI. Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. México
Facebook Twitter YouTube RSS
 
INICIO MONOGRAFÍAS Mames - Mam
Mames - Mam Imprimir E-mail
Jueves, 22 de Octubre de 2009 18:00
AddThis Social Bookmark Button

Del nombre

El mam es un grupo maya que habita en el sureste de México y en Guatemala. El vocablo mame se deriva del quiché Mam, que significa padre, abuelo o ancestro. Tanto en Guatemala como en Belice se llaman así a las deidades de la montaña que riegan los cultivos.

Localización

En México la población mam habita en los estados de Campeche, Quintana Roo y Chiapas; en este último se localizan en el sureste en la zona fronteriza con Guatemala, principalmente en la región de la Sierra Madre de Chiapas, en los municipios de Amatenango de la Frontera, Bejucal de Ocampo, Bella Vista, La Grandeza, Mazapa de Madero, Motozintla, El Porvenir y Siltepec; en la región Soconusco, en los municipios de Acacoyagua, Cacahoatán, Frontera Hidalgo, Tuxtla Chico, Tuzantán, Unión Juárez, Huehuetán, Tapachula y Escuintla; y en la región fronteriza, en los municipios de Chicomuselo, La Trinitaria y Frontera Comalapa. Así como en los municipios Juárez y Reforma de la región norte, y en el de Ixtapa, de la región centro.

Infraestructura

La mayoría de municipios que concentran a la población mam cuentan con vías de comunicación terrestre.

Las cabeceras municipales concentran los servicios de energía eléctrica, agua entubada, drenaje, instituciones de salud, transporte, teléfono, correo, telégrafo, canchas deportivas, panteón, mercado, tiendas Conasupo y escuelas de nivel preescolar hasta el superior, como son los casos de Huehuetán y Tapachula; Cacahoatán, Siltepec, Escuintla, Frontera Comalapa, Motozintla y Tuxtla Chico, que cuentan con servicios de educación media superior, así como servicios médicos por parte del lnstituto Mexicano del Seguro Social, el lnstituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, la Secretaría de Salud y el Desarrollo Integral Familiar. En los municipios restantes se brinda asistencia social a través del IMSS-Solidaridad, y la Secretaría de Salud.

Las comunidades mames de la montaña se abastecen del agua de los ríos; la disponibilidad de agua entubada, de drenaje y de energía eléctrica es nula. El servicio educativo es deficiente; la lejanía de las escuelas y/o la necesidad de incorporarse al trabajo provocan un alto índice de deserciones.

Antecedentes históricos

Fue en Guatemala donde se originó la civilización maya; según algunos estudios, la zona arqueológica de los Chuchumatanes data de hace más de 2 000 años; hacia el noreste de ésta se encontraba un sitio muy importante: Zacaleu, la capital del señorío mam que dominaba a los pueblos circunvecinos, entre ellos los k'anjobales.

A partir del siglo IV d.C. la autonomía política y cultural de los mayas se vio afectada, primero con la llegada de los teotihuacanos, después de los toltecas y, posteriormente, los nahuas. Fue en los Altos de Guatemala donde el dominio teotihuacano se estableció con mayor intensidad. Hacia el año 650 d.C. la hegemonía de este pueblo llegó a su fin.

Hacia el siglo VII d.C. los mames al mando de Acxapil arribaron a la actual región del Soconusco, donde serían invadidos por los toltecas comandados por Nimaquiché, y por los tzutujiles y quichés al mando de Kikah II, quienes derrotaron al señor mam Lahuhquich y expulsaron a este pueblo de su capital Utatlán. Los toltecas impusieron su cultura. Entre sus deidades principales estaba Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada que era adorada en los Altos de Guatemala como Cucumatz. La dominación tolteca terminó a fines del siglo XII.

En 1482 los mexicas invadieron la región, pero fue hasta el año de 1505 cuando Moctezuma II reinició la conquista de los mames. Los pueblos del Soconusco fueron sucesivamente sometidos por las armas, conectados a la red comercial del Anáhuac e integrados al sistema tributario del imperio azteca. A principios del siglo XV, el señorío quiché extendió sus dominios hasta los altos Chuchumatanes sometiendo a Zacaleu; en 1521, con la caída de Tenochtitlan, los aztecas dejaron su dominio a los españoles.

En julio de 1525 Gonzalo de Alvarado salió hacia la región mam para conquistar el noroeste guatemalteco; ahí se enfrentó con mames, ixiles y uspantecos, quienes presentaron una tenaz resistencia. Después de sangrientas batallas registradas en Mazatenango, Malacatán y Zacaleu, se rindió el jefe mam Kaibil Balam junto con Camil-Acabac.

Alvarado extendió su conquista a todo el dominio mam y estableció una guarnición en Huehuetenango, junto con él llegaron misioneros dominicos para evangelizar a los nativos, después llegarían los mercedarios y los franciscanos. Fray Jerónimo Larios de la Cruz fue el primero en predicar el catolicismo en lengua mam. Con la introducción del sistema de encomiendas, facilitada por los misioneros franciscanos y dominicos, los nativos daban tributo en dinero, especie y trabajo a los españoles. Bajo la "reducción", los pueblos indios fueron divididos, aislados entre sí y separados del resto de la población como "república de indios".

Al independizarse de España, Chiapas y Soconusco optaron por agregarse a la República Mexicana. Fue hasta 1882 cuando los gobiernos guatemalteco y mexicano resolvieron el conflicto de sus fronteras a través de un tratado de límites; muchos poblados indígenas, por decisiones ajenas a ellos, cambiaron de nacionalidad. Además de los mames que quedaron en territorio mexicano, emigraron otros indígenas guatemaltecos debido a las erupciones del Tacaná; se dio una penetración definitiva hacia la sierra donde buscaban la posesión de tierra en suelo mexicano, muchos de ellos se desplazaban temporalmente hacia las fincas cafetaleras en el Soconusco.

Con el establecimiento de plantíos y fábricas procesadoras de café, el Soconusco se convirtió en el punto más importante para la economía de Chiapas. Durante el Porfiriato, mediante la reglamentación sobre colonización y terrenos baldíos, grandes extensiones de tierra fueron vendidas, en su mayoría a cafeticultores alemanes establecidos en Guatemala. Hacia 1908 la terminación de la carretera y del ferrocarril panamericanos, favorecieron una amplia movilización comercial.

En el Distrito de Mariscal, entre los años de 1932 y 1936 ocurrió una creciente inmigración de guatemaltecos en busca de terrenos. Una forma de contrarrestar dicha tendencia fue prohibir el uso de su indumentaria tradicional y de su idioma; asimismo, muchos guatemaltecos renunciaron a su nacionalidad por la necesidad de un pedazo de tierra. Durante el régimen presidencial de Lázaro Cárdenas, el gobierno de Chiapas repartió parte de las fincas cafetaleras del Soconusco, creándose así la pequeña propiedad y el ejido.

Lengua

El idioma mam pertenece al grupo del mismo nombre, de la rama maya, subfamilia inic. Sobre el origen de las lenguas mayenses, algunos estudios lingüísticos demuestran que su punto original de dispersión se halla dentro del área que actualmente comprende el Departamento de Huehuetenango en Guatemala, zona que alrededor del año 2600 a.C. se hallaba ocupada por miembros del grupo proto-mayense original.

Debido a que el mam, el huasteco y el maya yucateco presentan el más alto grado de variación con respecto al resto de las lenguas mayenses, se cree que fueron las primeras lenguas que se derivaron del tronco común: el proto-maya. Otras lenguas mayenses derivadas del mam e íntimamente relacionadas con él son el ixil y el aguacatecano.

Se han reconocido cuatro variantes dialectales del mam, localizadas la primera en La Grandeza, El Porvenir, Bella Vista y Siltepec; otra, la que se habla en el municipio de Cacahoatán, una más en Tuxtla Chico y la cuarta variante en Mazapa de Madero y Amatenango de la Frontera.

Salud

Los mames creen que muchas enfermedades son provocadas por causas sobrenaturales o que son consecuencia de una transgresión de las normas morales. Por razones económicas y culturales en caso de enfermedad preferentemente recurren a un curandero y no a un médico alópata; las ancianas atienden los partos y se les reconoce como "abuelas"; el baño de temazcal se emplea para la cura de resfriados, calambres y para las mujeres parturientas.

Los curanderos son muy importantes en la comunidad, además de ser médicos tienen funciones políticas y religiosas; atienden las enfermedades del espíritu como emociones fuertes, el enojo, la tristeza y la vergüenza, la intrusión al cuerpo de ciertos seres maléficos, la fiebre y el "mal de ojo".

La enfermedad se diagnostica mediante la adivinación: igual que los quichés, k'anjobales y pokomchís, emplean el calendario, las semillas de maíz y los colorines. El ritual de curación se lleva a cabo en la casa del enfermo, en el lugar donde perdió el alma, en los altares de las montañas sagradas o en los campos a los que médico y paciente llegan en peregrinación; el enfermo se somete a una serie de ayunos para que la curación sea efectiva. También a través del sueño se puede curar o enfermar, mientras duermen su alma viaja hasta las montañas donde viven los dioses que otorgan salud. Los mames llaman sheubajal espíritu que sale del cuerpo durante el sueño; éste reside en el corazón (tanma). En las prácticas curativas se utilizan velas, plumas, flores, copal, aguardiente, tabaco, plantas, etcétera.

Vivienda

En los poblados de la costa, sobre todo en las cabeceras municipales, las viviendas están hechas con tabique, cemento, tejas de barro y lámina galvanizada, tienen puertas y ventanas de fierro. En la periferia se encuentran casas más humildes que tienen paredes de otate enjarradas con barro, techo de dos aguas, de palma de corozo o zacate y piso de tierra apisonado; la cocina sólo es una enramada. Como mobiliario tienen hamacas, tepextles o petates para dormir; una mesa, sillas de madera y redes de ixtle para guardar diversos artículos.

En la sierra, las casas tienen techos de cuatro aguas, de tejamanil, de palma o de lámina galvanizada; los muros son hechos de bajareque, de adobe o de ladrillo y cemento. La habitación es amplia y cuadrada, a veces está dividida por mamparas o por cortinas de tela; si cuentan con dos habitaciones: una la emplean como granero y otra como dormitorio y cocina. Junto a la casa está el temazcal, así como un huerto donde cultivan flores de ornato y hortalizas y un corral para las gallinas. En el municipio de La Grandeza la mayoría de las casas cuentan con un horno de pan. Emplean utensilios adquiridos en las ciudades cercanas como molinos de mano, recipientes de peltre o aluminio, máquinas de coser, lámparas de gasolina, sillas, mesas, etcétera. En los apartados pueblos de la serranía del Tacaná las casas son muy humildes y su mobiliario es mínimo, sólo cuentan con un anafre, una cama o un petate.

Territorio, ecología y reproducción social

En el hábitat de los mames predominan los climas semicálido húmedo, templado húmedo y cálido subhúmedo con lluvias en verano. El área se conforma por tres zonas: la Sierra Madre de Chiapas, la Depresión Central y la Región Costa de Chiapas-Soconusco. En las zonas altas las características del relieve obligan a sembrar en laderas con pendientes muy pronunciadas, incrementándose así el proceso de erosión; en el municipio de Unión Juárez se encuentra el punto más alto de todo el estado, el volcán Tacaná que está a 4 110 msnm.

En la Depresión Central de Chiapas el paisaje es de bosque con sabana, los suelos son delgados, negros, con cierta calcificación. En la Llanura Costera del Pacífico predominan los suelos muy profundos y amarillos. La Región Costa de Chiapas-Soconusco localizada en el extremo sur del estado, posee una exuberante vegetación y tierras muy fértiles; la agricultura es altamente tecnificada, y sus principales inversionistas son extranjeros. El Soconusco constituye la zona económicamente más importante de Chiapas por su producción agrícola de café, cacao, algodón y plátano. Sus fincas absorben la fuerza de trabajo de los jornaleros indígenas provenientes de los Altos, de la Sierra Madre de Chiapas; del estado de Oaxaca y de Guatemala.

Los mames que habitan en esta zona cultivan principalmente maíz y frijol; en menor proporción siembran ajonjolí, cacahuate, tomate, haba, cebolla y árboles frutales como naranja, guayaba, limón y plátano, muy pocos tienen cafetos. La producción de maíz, frijol y cacao se obtiene mediante una tecnología simple. Tienen algunas cabezas de ganado porcino, vacuno y mular.

Los ríos más importantes de la región son el Motozintla, el Zacualpa, el Huixtla, el Huehuetán, Cuilco, el Siltepec, y el Coapan.

En la sierra, el centro económico y político es Motozintla. Existen una serie de tianguis en los municipios de Motozintla, Frontera Comalapa, Bella Vista, La Grandeza y El Porvenir, donde se venden productos como maíz, café de grano, verduras, flores, rutas de la estación, incienso blanco y negro, esteras de tule, panela, comida, bebidas "calientes" (compuesto de té con aguardiente), pan, tortillas, cal, plantas medicinales, ropa, telas, alfarería, productos de plástico y de peltre, herramientas de trabajo, gallinas, etcétera.

Los mames de la sierra sólo levantan una cosecha al año, se dedican principalmente al cultivo de la papa, y suelen intercambiar parte de su producción por maíz y frijol; en cantidades menores siembran trigo, hortalizas y yerbas aromáticas. El cultivo se hace con herramientas manuales, una muy antigua y rústica es el bastón plantador con punta de metal. Tienen árboles frutales de durazno y manzana, crían ovejas de las que aprovechan la lana. En algunas localidades suelen recolectar flores silvestres para venderlas cada 15 días en Tapachula, donde compran frijol y harina de maíz. Las escasas tierras que poseen son cultivadas dos años y después las dejan sin sembrar por cuatro o cinco años.

En la faja costera, el maíz es el principal producto agrícola; levantan dos cosechas al año, ya que sus terrenos son fértiles; los municipios de Tuzantán, Huixtla, Huehuetán y Tuxtla Chico poseen los terrenos con mayor humedad de la región. En forma limitada practican la agricultura comercial y no escapan a los especuladores y acaparadores.

El distrito de Mariscal, al que pertenece la zona serrana, y el Soconusco constituyen una región económica importante, cuyo centro principal es Tapachula. Hay una gran dependencia entre ambas regiones, ya que los indígenas serranos proveen de mano de obra a las plantaciones, donde padecen lo insalubre del clima y las pésimas condiciones de vida; durante el trabajo temporal son atacados por disentería, enfermedades de la piel como llagas y ampollas, fiebres, picaduras de animales ponzoñosos, etcétera. La contratación de los trabajadores en las fincas se hace mediante "enganchadores" que pagan adelantos o enganches a los contratados. Tal sistema endeuda rápidamente al indígena y lo liga definitivamente al trabajo en la finca.

Los jornaleros mames mexicanos compiten por el trabajo con los indígenas extranjeros, que se ven obligados a aceptar salarios menores a los ya establecidos. La emigración temporal se realiza en los meses de octubre a enero, tiempo de cosecha en las fincas cafetaleras; durante este periodo sólo permanecen en sus comunidades ancianos, mujeres y niños. De mayo a septiembre, en un porcentaje menor, se contratan en la limpia del café; otros van a trabajar en las plantaciones de algodón de la costa.

La tenencia de la tierra es ejidal. De la superficie total, la mayor parte está destinada a la agricultura, el 34% a pasto y el 17% comprende bosques. Con la reforma agraria se expropiaron parte de las propiedades dedicadas al cultivo de café y algunas pasaron a manos de indígenas, formándose así ejidos cafetaleros.

Organización social

Los mames viven en pequeñas rancherías localizadas en los ejidos; predomina en ellas la familia nuclear. En cuanto al matrimonio es frecuente el rapto y la unión libre, que generalmente es una relación duradera. El nuevo matrimonio vive un tiempo en la casa de los padres del esposo.

La autoridad agraria es el comisariado ejidal, quien trata los asuntos relacionados con la tierra. El cargo de comisariado ejidal y el de juez auxiliar o agente municipal conocido como alcalde mayor lo ocupa un indígena.

En el trabajo agrícola, cada hombre junto con sus hijos cultiva su propia parcela; en la cosecha lo ayudan varios amigos, quienes sólo esperan que este trabajo les sea retribuido en ocasión de su propia cosecha.

Cosmogonía y religión

Gran parte de la cosmovisión maya se encuentra en el mito cosmogónico del Popol Vuh, el cual describe cómo los dioses deciden crear al hombre y al mundo. Se supone que el dios creador es Quetzalcóatl, originario del Altiplano central, cuyo nombre quiché es Gucumatz. Los quichés concibieron al mundo como un sitio ordenado, dividido en cuatro partes, determinadas por los puntos cardinales, que estaban representados por los dioses Bacabes. Consideraron al hombre como la criatura más perfecta después de los seres divinos, y a la tierra como el elemento generador de vida. Ixim, el maíz, es el cultivo principal; los mames creen en la existencia de mazorquitas que hablan y amenazan con abandonar al hombre si dejan el cultivo del maíz por el del café; los lugares donde se han aparecido mazorquitas se han convertido en lugares de culto religioso.

Cuando es tiempo de cosecha seleccionan las mazorcas "cuachas" (dobles); mientras hacen la selección, queman copal, las visten con papel como muñecos y las colocan en el altar de la casa; hacen fiesta con música de marimba y los invitados bailan con la mazorca.

De acuerdo con la cosmogonía de los mames, hay una serie de seres sobrenaturales que provocan o alivian enfermedades, y les ayudan en sus actividades como la siembra y la cacería; éstos habitan en lugares apartados. Conservan muchas creencias de origen prehispánico, realizan ceremonias agrícolas propiciatorias que ofrecen a las deidades nativas llamadas tajawil, entre ellas el "dueño del cerro", que es un duende chaparro y gordo, conocido también como el "sombrerón".

Actualmente, los chamanes mayas (chimanes) son los herederos de los antiguos naguales, y tienen el don de adivinar, de curar enfermedades naturales y sobrenaturales o provocarlas, así como la capacidad de alojar su espíritu en el cuerpo de un animal o de un fenómeno meteorológico; pueden visitar regiones sagradas como el interior de las montañas, el inframundo y el cielo. Los mames llaman a los nahuales waxés, los más poderosos son el rayo, el viento, la centella, el torbellino y el tigre.

El catolicismo que impera entre los mames muestra varios elementos de sincretismo con antiguas tradiciones como el culto a figurillas prehispánicas que comparten el altar con los santos católicos.

Fiestas

Algunas fiestas religiosas del grupo mam coinciden con las ferias comerciales; el protestantismo se ha extendido en detrimento del credo católico por lo que la feria tiene un carácter más que nada comercial.

Relaciones con otros pueblos

Los mames son vecinos de pequeños grupos de chujes, quichés, cakchiqueles, mochós y jacaltecos; los mames que viven en las faldas del volcán Tacaná mantienen un estrecho contacto con los de Guatemala. Interactúan comercial y culturalmente, se visitan, organizan juegos de fútbol, etcétera.

Las relaciones entre los mames y los mestizos son de carácter económico. Muchos indígenas de este grupo han perdido su identidad; son los indígenas más pobres quienes sufren discriminación por parte de la población mestiza. Se han presentado conflictos por la tenencia de la tierra a nivel de ejidatarios (mestizos o indígenas) y propietarios, al igual que al anterior del mismo grupo debido al faccionalismo ocasionado entre protestantes y católicos.

Los mames interactúan también con otra gente relacionada con la economía del café, como es una mínima población de origen alemán, dueña de algunas fincas, así como con población de origen chino que maneja el comercio interno.

mamesmamesmamesmamesmames

scroll back to top
Última actualización el Jueves, 10 de Diciembre de 2009 11:55
 
Av. México-Coyoacán 343, Col. Xoco, C.P. 03330, Delegación Benito Juárez, México D.F., Tel. (55) 9183 2100

Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
 
CDI. COMISIÓN NACIONAL PARA EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS © 2014 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Polí­ticas de Privacidad