CDI. Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. México
Facebook Twitter YouTube RSS
 
Manejo integrado de plagas en los cultivos Imprimir E-mail
Domingo, 15 de Noviembre de 2009 17:00
AddThis Social Bookmark Button

¿Qué es el manejo integrado de plagas en los cultivos?

El método orgánico (que no usa insecticidas químicos) se ocupa de controlar el número de plagas y reducir los daños que ocasionan a los cultivos. No es un método que cure las enfermedades ni los virus, pero sí cura la tierra y aumenta la resistencia de las plantas al incrementar la flora y fauna bacterianas.

Manejo integrado de plagas en los cultivos

La CDI está interesada en que las comunidades indígenas beneficiarias cuenten con información que les ayude a proteger adecuadamente sus cultivos, sin dañar el medio ambiente, a través de métodos orgánicos. Los beneficiarios conocerán las principales técnicas para mantener alejadas a las plagas siguiendo estos consejos: En general, hablamos de cinco elementos que se combinan entre sí para proveer una protección casi completa de nuestros cultivos.

  • Suelo sano, planta sana.
  • Establecer la diversidad.
  • Establecer los depredadores naturales de las plagas.
  • Interrumpir el ciclo de vida de la plaga.
  • Aplicar remedios orgánicos.

1. Suelo sano, planta sana

Procuremos que el suelo de nuestra huerta tenga siempre suficiente agua, composta y arropes, que no se estanque el agua en nuestra cama de cultivo y no se deslave o compacte la tierra, ya que todo esto debilita a las plantas haciéndolas más sensibles a plagas y enfermedades. Muchas veces se puede salvar una planta que está enfermando si soltamos un poco la tierra alrededor (cuidando las raíces), echamos algo de composta y ponemos arrope.

2. Establecer la diversidad

Si evitamos el monocultivo y combinamos las plantas que se ayudan entre sí, podemos contar con una mayor protección contra las plagas, especialmente los insectos, que se guían por el olor y son muy específicos en su búsqueda de alimento. Por ejemplo, sembrando plantas aromáticas y medicinales: caléndula, flor de muerto, tomillo, ruda, ajo o ajenjo en la huerta (en la barda y los bordes de la cama) y combinando cultivos, podemos confundirlos a tal grado que dejen de molestar.

3. Establecer los depredadores naturales de las plagas

Se trata de establecer a los enemigos naturales de las plagas dentro de nuestro sistema, liberándolo en el terreno y creando un hábitat para que ellos puedan sobrevivir. Podemos proteger y atraer lagartijas, serpientes, ranas y arañas, que por naturaleza comen insectos dañinos. Por ejemplo, si nosotras integramos un pequeño estanque cerca de la huerta, atraerá muchas ranas e insectos benéficos, las lagartijas se refugiarán entre las piedras y ahí llegarán los controladores biológicos.

4. Interrumpir el ciclo de vida de la plaga

Si dejamos que las frutas de un naranjo se pudran en el suelo favorecemos que se desarrollen larvas de la mosca de la fruta, que suben al tronco y después de un tiempo infectan las frutas sanas. Siempre debemos mantener limpio de frutas maduras nuestros árboles frutales. Pintar los troncos con cal también puede ayudar.

5. Aplicar remedios orgánicos

Los remedios orgánicos y caseros para el combate de las plagas son siempre la última solución, cuando hayan fracasado los demás intentos. Recordemos que éstos también son tóxicos, así que hay que tener mucho cuidado en su elaboración y manejo.

Remedios orgánicos

Remedios orgánicos más conocidos

Licuado de ajo, agua y jabón (no es recomendable con las lechugas), té de ajenjo, chile en polvo, té de bichos (tomar una parte de los bichos y deshacerlos con agua en la licuadora; este funciona bien con los pulgones), todos son bioinsecticidas líquidos, que se rocían sobre las hojas de las plantas. El uso de insecticidas comerciales incide en el desarrollo de plagas normalmente controladas por sus enemigos naturales. Además, empujan al desarrollo de nuevos individuos resistentes a dichos insecticidas.

Plantas útiles para los diversos preparados y remedios para la agricultura

Ortiga. Excelente compañera de muchas plantas, pues estimula el crecimiento y acentúa el contenido de aceites esenciales. Contiene además sulfuro, potasio y calcio. Usar en purín un kilo de ortiga fresca en 5 litros de agua. Diluir en 20 partes para pulverizar sobre las plantas o a 10 partes de agua para el suelo. Sirve contra pulgones y diversos insectos, para fortalecer las plantas y elaborar composta. Se puede usar todo el año.

Cola de caballo. Dosis: usar un kilo fresca o 150 gramos seca para 10 litros de agua. Diluir en cinco partes. También es útil en combinación con ortiga u otras plantas. Fortalece a las plantas y previene enfermedades producidas por hongos y ciertos virus. Se pulveriza antes de sembrar sobre el suelo y después sobre las plantas jóvenes. Usar en primavera y verano, de preferencia en la mañana con sol.

Helecho. Dosis: usar un kilo fresco o 150 gramos seca para 10 litros de agua. No se diluye. Se usa en invierno y primavera para pulverizar plantas; durante todo el año, para el suelo y las cochinillas.

Diente de león. Dosis: dos kilos fresco o 150 gramos seco para 10 litros de agua. Sin diluir. Se usa en primavera y otoño sobre las plantas y el suelo. Estimula el crecimiento y mejora la calidad. Muy bueno como ingrediente para la composta. Contiene mucho potasio, sodio y fósforo.

Milenrama. Dosis: dos kilos fresca o 200 gramos seca en purín, con 10 litros de agua. Se diluye con 20 partes de agua y se rocía en la mañana para favorecer el crecimiento de los cereales. Se hace tres días seguidos en la mañana sobre las plantas jóvenes.

Cáscara de cebollas o ajos. Dosis: dos kilos fresca o 200 gramos seca para 10 litros de agua en purín. Diluir 20 partes de agua. Estimula y fortalece en forma extraordinaria las plantas, previene enfermedades causadas por hongos y aleja insectos dañinos (pulgones). Se puede usar todo el año, de preferencia en la mañana sobre las plantas y el suelo.

Ajenjo o estafiate. Dosis: dos kilos fresco o 200 gramos seco en purín. Diluir con 10 partes de agua y pulverizar para insectos nocivos (pulgones y araña roja). Se puede usar todo el año.

Añadir jabón a las mezclas aumenta la efectividad de los preparados por la acción insecticida del jabón sobre ciertos insectos de piel blanda: los asfixia y permite que el preparado se adhiera mejor a las hojas. Los insecticidas caseros tienen distintas formas de actuar: unos son repelente (alejan las plagas por el olor fuerte que despiden), otros matan a la plaga por contacto, las enferman y hacen perder a los insectos su capacidad de comer y mueren de hambre.

Fuente: Organización Tierramor, curso de 2005.

scroll back to top
Última actualización el Martes, 24 de Noviembre de 2009 10:59
 
Av. México-Coyoacán 343, Col. Xoco, C.P. 03330, Delegación Benito Juárez, México D.F., Tel. (55) 9183 2100

Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
 
CDI. COMISIÓN NACIONAL PARA EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS © 2014 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Polí­ticas de Privacidad