CDI. Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. México
Facebook Twitter YouTube RSS
 
El Año Nuevo Imprimir E-mail
Miércoles, 09 de Diciembre de 2009 18:00
AddThis Social Bookmark Button

Fiestas de Invierno

El Año Nuevo

Muchas de las sociedades agrícolas que desarrollaron la astronomía, elaboraron calendarios para medir los días, los meses y los años. Algunos, en función del año lunar, otros - la mayoría - con base al año solar. Si bien el número de días que conforman el año no cambia- 260 para el lunar y 365 para el solar -, no hay reglas fijas para definir el número de meses y sus días respectivos, como tampoco lo hay para establecer el inicio y fin de año.

Fiestas de InviernoLos calendarios más exactos creados por el hombre antiguo son atribuidos a los mayas, zapotecas y aztecas, ya que las observaciones registradas por estas culturas mesoamericanas les permitieron hacer los ajustes de tiempo necesarios para compensar las fracciones de horas y segundos por día, surgidos por los grados de variación en la velocidad de la rotación e inclinación de la tierra. Así, entre los mayas y aztecas, existían varios calendarios complementarios. "Uno era el calendario del año solar de 360 días, el Cempoallapoualli, o sea la cuenta de los meses, dividido en 18 meses de veinte días cada uno más cinco días "perdidos" al final. Otro, el calendario ritual de 260 días, o la cuenta de los días compuesto por 20 trecenarios conocido como el Tonalpohualli, entre los mexicanos, y el Tzolk¦in, entre los mayas, utilizado básicamente con fines adivinatorios, siendo la parte del almanaque agrícola muy importante. Un tercero, la cuenta de los años, o Xiuhpoualli, celebrado cada 52 años, conforme la división de 4 veces 13 años, que además marcaba el punto de unión entre las dos cuentas anteriores."

Entre los estudiosos de los calendarios prehispánicos, existen diferencias en cuanto a las fechas de inicio del ciclo, del orden de los meses componentes y de la ubicación de los cinco días complementarios. Sin embargo coinciden que estos calendarios estaban íntimamente vinculados con los ciclos de fiestas que tienen vigencia hoy en día, por supuesto añadiéndole variaciones producto del sincretismo.

De Europa nos han llegado dos calendarios, el juliano y el Gregoriano. El primero fue elaborado por el emperador romano Julio César y es el que nos rige hoy día con doce meses de 30 y 31 días cada uno, más un año bisiesto cada 4 años. , Y que se inicia el primero de enero. El segundo fue establecido por el Papa Gregoriano XIII en 1582; difiere en el cómputo de los años bisiestos y del número de días de los meses. Actualmente todavía es utilizado por la iglesia católica para determinar las festividades religiosas de fecha movible como Carnaval y Semana Santa.

La fiesta de año nuevo para varios grupos indígenas es de suma importancia, pues se llevan a cabo ceremonias de cambio de poderes, de varas o de bastón de mando. La vara o bastón es el símbolo del poder de las autoridades civiles indígenas.

Los huicholes de Jalisco y Nayarit hacen numerosos rituales, que se prolongan por seis días esto, para conmemorar la renovación de poderes. Entre los tzotziles y tzeltales de Chiapas, se hace "El cambio de Bastón" de las autoridades civiles y religiosas del pueblo.

Fiestas de InviernoLos zapotecas del Istmo, celebran sus velas, calendas y tiradas de frutas en los diferentes pueblos que conforman esta región de nuestro país. Al finalizar el año se dan dos manifestaciones peculiares: el regalo de los Tanguyu y la elaboración de El viejo. La primera consiste en regalar a los niños y niñas zapotecos muñecos de barro, caballos con jinetes para ellos, muñecas con faldas de campana con bebés en los brazos y canastas de frutas sobre la cabeza, ollas, molcajetes y platos diminutos para ellas. La segunda consiste en la elaboración del Viejo por los niños, usando ropas viejas y los huaraches más viejos que han sido usados durante todo el año, por cabeza se le coloca un coco, se le rellena de elotes y cohetes, se le pone un sombrero y un cigarro. Dos o tres días antes del Año Nuevo es puesto al frente de la casa con un recipiente para recabar su limosna, que es empleada para comprar más cohetes y golosinas. Al llegar el último día de diciembre, a las 11 o 12 de la noche, se inicia la quema del Viejo, con lo que se termina el año y se inicia otro.

Esta tradición de representar al año viejo como un hombre anciano, con ropas raídas, también es compartido por varios grupos indígenas de Tabasco y Veracruz, Tal es el caso de los Chontales de Tabasco, o los mixe-popolucas, estos últimos realizan una danza que es conocida con el nombre de "El Chenu", que es el nombre que le dan al viejo. Niños y jóvenes se disfrazan de diablos, vestidos con ropa de color rojo, máscaras con cuernos, cola y un tenedor largo construido de madera, algunos se disfrazan de viudas vestidas de negro semejando estar embarazadas y su papel es llorar a la hora en que se quema el Chenu. Otro personaje es un señor que actuaba como loco; se vestía con ropa cubierta de costales y, sobre estos, una gran cantidad de ramas de espinas y chichicastle, los niños le jalan las ramas, le gritan, etc. . En esta danza se representa una batalla entre el mal y el bien, triunfando este último. Al terminar la batalla se quema el Chenu.

Para muchos mestizos y en las ciudades principalmente, el Año nuevo consiste en una cena a la media noche, donde se reparten 12 uvas a cada comensal. Cada uva representa un mes del año y debe tomarse cuando suena cada campanada del reloj a las 12 de la noche, al mismo tiempo uno va pidiendo un deseo por cada uva. También algunos acostumbran estrenar alguna prenda de vestir, simbolizando con ello una idea de renovación de los propósitos de vida.

scroll back to top
 
Av. México-Coyoacán 343, Col. Xoco, C.P. 03330, Delegación Benito Juárez, México D.F., Tel. (55) 9183 2100

Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
 
CDI. COMISIÓN NACIONAL PARA EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS © 2014 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Polí­ticas de Privacidad