CDI. Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. México
cdi.gob.mx
 
INICIO MONOGRAFÍAS Pames de Querétaro - Xi'úi
Pames de Querétaro - Xi'úi Imprimir E-mail
Jueves, 22 de Octubre de 2009 18:00
AddThis Social Bookmark Button

Del nombre

Los pames se llaman a sí mismos Xi úi (o sus variantes locales) que significa "indígena"; este término se utiliza para referirse a toda persona descendiente de no-mestiza; por lo anterior, y estrictamente hablando, los vocablos pame y xi'úi no son gentilicios. Sólo cuando hablan en español emplean la palabra pame para autonombrarse.

Localización

La región conocida como la Pamería se ubica entre los estados de San Luis Potosí y Querétaro. Los pames en territorio queretano se localizan en los municipios de Jalpan de Serra y Arroyo Seco, se concentran en las localidades de San Antonio, Las Flores, El Rincón, El Carrizal, San José de las Flores y San Juan de los Durán.

Infraestructura

En las delegaciones políticas y en las cabeceras municipales se concentran las instancias decisorias (financieras, políticas y judiciales). Éstas congregan fuertes núcleos de población y constituyen importantes centros de intercambio comercial; además, cuentan con servicios públicos como escuelas, centros de salud, comercios, etcétera.

En las subdelegaciones sólo hay escuelas de educación preescolar y primaria y es mínimo el número de jóvenes que realizan estudios de niveles superiores. Todos los pueblos y rancherías carecen de energía eléctrica, letrinas, drenaje, servicio postal, telégrafo, pavimentación de calles y teléfono. Sólo Tancoyol, La Purísima y Valle Verde tienen una infraestructura mínima.

Antecedentes históricos

Durante la época prehispánica, el establecimiento de grupos mesoamericanos en Querétaro y San Luis Potosí dividió a los pames en dos núcleos: los pames del norte, quienes recibieron la influencia de sus nuevos vecinos agricultores de Río Verde, y los del sur, que tuvieron más contacto con los agricultores y mineros de la Sierra Gorda.

Los pames ocuparon desde el siglo XVI una vasta región que, de norte a sur, se extendía desde Tamaulipas hasta Hidalgo y, de oriente a occidente, desde la Huasteca Potosina hasta el estado de Michoacán. Entre 1550 y 1590 la población pame de Querétaro y de San Juan del Río sufrió un proceso de exterminio, asimilación y reducción debido a la guerra contra los grupos chichimecas (guamares, jonases y pames) y a las epidemias. Durante los siglos XVII y XVIII hubo un importante crecimiento demográfico, la presencia pame era considerable en Landa, Tilaco, Concá, Jalpan y Tancoyol.

Durante la época colonial, mientras las regiones de Querétaro y San Juan del Río desarrollaban el sistema hacendario, las zonas centrales y septentrionales combinaron la extensión de grandes haciendas con el régimen comunal y privado. Las propiedades de la Sierra Gorda permanecían dispersas en ranchos y terrenos difusamente señalados como propiedad privada, e indefinidos como propiedad de las haciendas; además estaban las tierras de las misiones fernandinas, parte de las cuales eran "escuelas agrícolas" que permitieron una instrucción técnica a los pames y promovieron su congregación. La comunidad pame se convirtió en una mezcla de cooperativa y mayordomía totalmente controlada por los misioneros.

A fines del siglo XVIII las tierras comunales estaban constantemente involucradas en litigios por la codicia de los hacendados y los estacioneros vecinos.

Paralelamente, la propiedad privada avanzaba en la Sierra Gorda como resultado del predominio de los militares, en una región donde la guerra había sido generalizada por más de 200 años. Los militares acaparaban tierras e intentaban convertir a la región en una colonia agrícola-militar, en favor de guarniciones que custodiaban a las misiones fernandinas. En 1770 se decretó la secularización de las misiones, con lo cual se inició el reparto de tierras a los "hijos de las misiones".

Para el siglo XIX las tierras repartidas a los pames de Tancoyol aparecen como "tierras de sociedad", tal vez esta forma anormal de propiedad se asocie con el reparto de las misiones fernandinas durante el siglo XVIII. La mayor parte de la superficie de Jalpan quedó bajo la denominación de "propiedad privada" y "tierras de sociedad".

En 1857 se fijaron los límites estatales entre Querétaro y San Luis Potosí, con lo cual se fragmentó un territorio relativamente uniforme que, durante los tres siglos de colonización, mantuvo estrechas relaciones regionales. Los habitantes de la Sierra Gorda tenían relación e intercambio económico con los estados de México, Guanajuato y San Luis Potosí, mientras que se mantenían alejados del centro político de Querétaro. La tendencia a centralizar las actividades productivas, administrativas y políticas en la ciudad y distrito de Querétaro, y el fortalecimiento de las haciendas sobre la base de la concentración del agua y de la tierra de los pueblos, debilitó a los territorios que tradicionalmente habían sido asentamientos indígenas como Amealco, Jalpan y Tolimán.

Durante el Porfiriato prevaleció la expansión de las haciendas que concentraron los recursos hidráulicos naturales, sobre todo de la región comprendida entre Tancoyol y Arroyo Seco. Éstas tenían la capacidad de absorber a toda la población trabajadora que se encontraba en su jurisdicción; además, contaban con indígenas sujetos a la esclavitud.

La población pame se integró a las haciendas ubicadas al noroeste del distrito y al sur de San Luis Potosí, así como a las pequeñas y medianas propiedades que se extendían sobre la región de Landa. Es posible que la integración de los pames a ambos sectores se diera indirectamente a través de la aparcería. Su vínculo con las haciendas y los ranchos respondía a la categoría colonial de los "arrimados", que hacían lo posible por vivir junto a los arrendatarios. Esta situación continúa hasta la fecha; mientras los mestizos se han convertido en propietarios de pequeñas y medianas extensiones, los pames continúan siendo ajenos a toda propiedad.

En el siglo XIX el despoblamiento de la región que rodea a la vieja misión fernandina de Tancoyol por parte del sector indígena, fue seguido por el desplazamiento de habitantes de Santa María Acapulco, comunidad localizada al suroeste de San Luis Potosí, hacia los núcleos de población ubicados en la mencionada comarca. Desde entonces hasta nuestros días, el repoblamiento de la zona por los pames ha mantenido cierta continuidad. Este repoblamiento se inició a partir de 1900. Las poblaciones de Las Flores y San Antonio recibieron estos flujos migratorios de indígenas provenientes de Santa María Acapulco entre 1910 y 1920. Una década después se verificó un desplazamiento importante de pames hacia Santa Inés, zona limítrofe entre Querétaro y San Luis Potosí, para alquilarse como jornaleros en la producción de caña; su asentamiento ahí fue breve debido a problemas de producción.

Santa María Acapulco es uno de los reductos indígenas en el que el patrimonio cultural pame se ha preservado con mayor énfasis; su aislamiento y su accidentada topografía, la convierten en un refugio escasamente atendido por las políticas estatales de desarrollo. Este pueblo, junto con los del noreste de Querétaro, conforman el último bastión indígena de la pamería meridional contemporánea.

Lengua

El idioma pame o xi'ui es una lengua que ha terminado por refugiarse en el espacio doméstico y familiar. El papel preponderante del español como vehículo principal de comunicación en todos los ámbitos sociales, la discriminación a la que son sujetos por el uso del pame y el obstáculo que constituye su uso para la inserción de los jóvenes en los medios laborales, han contribuido al sistemático abandono de la lengua.

Sólo la tercera parte de los pames habla fluidamente la lengua, alrededor de una cuarta parte la comprende pero no la habla, y el resto se comunica exclusivamente en español.

Vivienda

En varias comunidades las viviendas indígenas son construidas con palma, adobe y madera; las de los mestizos son de materiales diversos, menos perecederos y más costosos.

Para la construcción de una nueva residencia los pames solicitan la ayuda de dos o tres voluntarios. Los solares se trazan sobre superficies rectangulares que varían entre los 300 y los 1 000 m2. Las chozas, generalmente rectangulares y con techos de dos vertientes, elaboradas con palma real, teja o lámina, se sostienen sobre horcones sujetos en la parte superior por un madero que atraviesa la habitación de extremo a extremo. Hacen las paredes con varillas de arbustos, las cuales se enjarran con lodo o con adobe. En muchos casos la vivienda se conforma de una sola habitación que incluye cocina y dormitorio.

Los pames de Querétaro carecen de ganado mayor, pero crían en los alrededores de la casa cerdos, gallinas o guajolotes que destinan a la venta o al autoconsumo. En el solar hay un pequeño terreno de cultivo, donde siembran un poco de maíz, frijol, calabaza y chiles. Igual que en San Luis Potosí, en San Antonio Tancoyol algunos indígenas se dedican al cultivo de colmenas mediante el empleo de troncos huecos de mezquite, donde se coloca sal o excremento, así como dos cruces a partir de las cuales las abejas comienzan a trabajar.

Salvo en aquellas excepciones donde priva el régimen ejidal o de "tierras de sociedad", las unidades domésticas de los pames se ubican en pequeños solares "prestados", pertenecientes a propietarios particulares. El derecho a residir en solares ajenos se obtiene mediante arreglos personales con los propietarios, quienes pueden exigir el desalojo del solar en el momento en que así lo decidan. Los desplazamientos de las unidades domésticas son relativamente frecuentes.

Al contraer matrimonio, los jóvenes pames permanecen durante algún tiempo en la casa de sus padres o, excepcionalmente en la de sus suegros; permanecen en el hogar paterno hasta que encuentran algún propietario dispuesto a prestarles un solar, entonces construyen una nueva residencia.

Artesanías

Las mujeres xi'ui elaboran chiquihuites, petates y venteadores con fibras de palma; también hacen piezas de alfarería como comales, cántaros y otros utensilios. Los hombres manufacturan canastos y colotes de carrizo; fabrican máscaras de madera, implementos para las labores agrícolas, así como el mobiliario doméstico. La producción artesanal se destina al autoconsumo y al mercado.

Territorio, ecología y reproducción social

La zona en la que se encuentra la población de Santa María Acapulco pertenece a un macizo montañoso que atraviesa el sur de San Luis Potosí y el norte de Querétaro. La topografía es muy accidentada, sus suelos son sumamente pedregosos y de naturaleza basáltica; abundan las arenas calizas y arcillosas. Gran parte del área se encuentra protegida por leyes forestales que prohíben el desmonte; los pocos terrenos destinados a la explotación agrícola se desgastan rápidamente.

La agricultura de temporal es la principal fuente de alimentación y abastecimiento de los pames de Santa María. Los cultivos de maíz, frijol, calabaza y algunos frutales se destinan al autoabasto; emplean viejas técnicas precoloniales en el trabajo agrícola como los métodos de roza, tumba y quema, y el uso de la barreta o estaca plantadora (coa). Poca gente se dedica a la ganadería; las mujeres complementan la economía familiar mediante la elaboración de artesanías.

La tenencia de la tierra es ejidal. Los pames, además de cultivar sus terrenos, trabajan como jornaleros agrícolas durante determinados periodos del año. Muchos laboran en los campos cañeros del centro-sur del estado (principalmente en Ciudad Valles). Se desplazan temporalmente hacia Tanlacú, Tanlú, Tamazopo y a la laguna de Chacuala. Otros se han trasladado definitivamente hacia localidades de San Luis Potosí, a Jalpan y Arroyo Seco, en Querétaro, a Tamaulipas, Monterrey y al sur de Estados Unidos.

Jalpan cuenta con escaso abastecimiento de agua, su topografía es muy accidentada y hay muy pocos terrenos cultivables; sólo posee 7 012 ha, de las cuales 6 723 son dedicadas a los cultivos de temporal. Tancoyol se encuentra en las mismas circunstancias, carece de sistemas de irrigación susceptibles de elevar la productividad de la tierra.

En los últimos años Jalpan se ha convertido en un polo importante de expulsión migratoria hacia los centros industriales de San Juan del Río y Querétaro; a su vez, recibe flujos poblacionales de pames de San Luis Potosí que llegan a vender su mano de obra ahí donde los jóvenes y adultos mestizos han dejado vacante un puesto de trabajo.

Por la relativa cercanía que existe entre Tancoyol y Santa María, muchos pames sólo se desplazan a la primera población para emplearse como jornaleros o para acudir a la "pepena" (recolección de los frutos diseminados en la milpa que no fueron recogidos por los peones). Se alojan en las casas de parientes o amigos, en solares prestados o en pequeñas cuevas localizadas en una cañada cercana al Rincón. Los fines de semana los pames acuden a Tancoyol para vender sus productos agrícolas.

Desde una perspectiva geográfica la región noreste del municipio de Jalpan y el suroeste de San Luis Potosí constituyen un área homogénea. Es posible que los pames de Santa María y los de Querétaro interaccionaran constantemente, antes de que las divisiones políticas y administrativas los separaran. El repoblamiento pame de la serranía queretana se extendió hacia tres microrregiones: Tancoyol, Valle Verde y La Purísima.

La microrregión de Tancoyol posee mantos boscosos de pino, oyamel y encino, el resto del territorio es montañoso, con una vegetación baja y perenne de arbustos, mezquites, huizaches, cactus, órganos y biznagas; en su accidentado relieve escasea el agua. El bosque es una reserva forestal por lo que está prohibido desmontar, lo que ocasiona que los terrenos agrícolas sufren un mayor deterioro; la agricultura es de temporal, destinada al autoabasto. La zona es propicia para la ganadería, pero esta actividad es exclusiva de los mestizos. En Las Flores hay minas de calcio.

En la microrregión de Valle Verde, la orografía es montañosa; sus terrenos son fértiles y húmedos, existen especies de pino, encino y oyamel; el clima es caluroso y propicio para la producción de diferentes árboles frutales y hortalizas, entre otros cultivos. La explotación forestal tiene una importante potencialidad, sin embargo, igual que la cacería, se practica en forma depredatoria, por lo cual varias especies están en peligro de extinción. En sus partes más altas se localizan manantiales que abastecen durante todo el año a varias comunidades. Se practica la agricultura como una actividad de subsistencia, la mayor extensión de tierra se destina para la ganadería, explotada por unos cuantos propietarios privados. Los asentamientos pames de esta microrregión se encuentran en Carrizal de los Durán.

En la microrregión de La Purísima, la topografía es montañosa; La Purísima se encuentra en un valle que es atravesado por los principales tramos carreteros que conectan a la región con Arroyo Seco o con Jalpan de Serra. El suelo es abrupto y pedregoso, su vegetación es baja y perenne de arbustos, mezquites y huizaches; sus terrenos son poco aptos para la agricultura, por lo que los mestizos emigran hacia los estados fronterizos de la República o a los Estados Unidos. Comprende las localidades de Soledad del Refugio, San José de las Flores, San Juan Buena Ventura y La Purísima.

La Reforma Agraria afectó de manera distinta a las regiones de San Luis Potosí y de Querétaro. Las comunidades potosinas formularon sus solicitudes de tierra entre 1920 y 1937; éstas fueron aprobadas entre 1950 y 1970. El desfase entre las fechas de solicitud y la resolución presidencial impidió beneficiar al número real de ejidatarios, pues a lo largo de tres décadas se incrementó el número de éstos que contemplaba la solicitud original; los descendientes de los solicitantes a veces pueden usufructuar la tierra, si no es así emigran a otros lugares. Éste es uno de los motivos que han convertido al ejido de Santa María Acapulco en una zona expulsora de población hacia la pamería queretana.

La concentración de tierras en la zona muestra un proceso gradual en el que la extensión de los latifundios se incrementa en la medida en que disminuye el número de pequeños propietarios. La tendencia a concentrar propiedades extensas es más evidente en las zonas fronterizas y relativamente periféricas del norte de Querétaro, como son los casos de San Antonio Tancoyol, San Juan de los Durán y Soledad del Refugio. El acaparamiento no se dirige hacia las pequeñas propiedades (que no exceden de 100 ha), sino a las "tierras de sociedad" que las circundan; cerca de 4 000 ha comprendidas entre las localidades de Las Flores, Mesa del Sauz y Tancoyol, han sido objeto de disputa entre un grupo de propietarios y los socios beneficiados por las "tierras de sociedad".

Dichas tierras tienen un carácter comunitario, y permanecieron ajenas al régimen de propiedad por más de 200 años. Las doce "sociedades" que sobreviven actualmente congregan a unos 400 socios que, mediante cuotas anuales, adquieren los derechos de usufructo sobre los terrenos de las sociedades. Cada una de ellas tiene un "representante" que colecta las cuotas anuales y gestiona los permisos de la delegación. Tienen derecho a ocupar la tierra ya sea para construir viviendas, para actividades agrícolas o ganaderas.

Las "tierras de sociedad" rodean el Plan de Tancoyol como un círculo concéntrico. La larga convivencia entre "sociedades" y propiedad privada ha impedido que su distribución sea actualmente homogénea.

Ocupar un solar ajeno con fines habitacionales no crea forzosamente compromisos laborales con sus propietarios. Los pames generalmente laboran para distintos agricultores o ganaderos que se alternan con los años o con los ciclos de producción; las dos formas de contratación laboral son el jornal y la aparcería. A diferencia del trabajo por jornal, del que suele obtenerse circulante, la aparcería suministra los productos básicos de autoconsumo para la población que carece de tierras para cultivarlas. El maíz y el frijol, dieta básica de las familias pames, se obtiene generalmente mediante el contrato de "mediero": el propietario ofrece el terreno de cultivo, las bestias para el arado y las semillas, mientras que el mediero pone su fuerza de trabajo; la cosecha final se reparte en dos mitades para cada una de las partes.

La aparcería constituye una actividad económica eventual; el jornal en labores agrícolas, ganaderas y de construcción representa un ingreso constante.

Organización social

Casi todos los pames residentes en Querétaro mantienen estrechos lazos de parentesco; hay una regla exogámica entre los varones que los obliga a dirigirse a Santa María Acapulco en busca de mujeres para el matrimonio. Santa María ha logrado perpetuar un sistema de gobierno propiamente indígena, el cual incide tanto en la cabecera de la población, como en sus 16 rancherías. Los funcionarios dirigen los asuntos de carácter civil y religioso.

El sistema de cargos consta de un gobernador tradicional y un suplente, quienes dirigen al resto de las autoridades religiosas (dos fiscales mayores, tres comandantes de fiscal, 16 fiscales menores y 16 mayules), así como a las autoridades civiles (un juez auxiliar con su primer y segundo suplentes, un primer soldado o policía, un segundo soldado y 16 policías menores).

Estas autoridades no son reconocidas totalmente por el aparato estatal de San Luis Potosí; Santa María Acapulco depende del municipio de Santa Catarina y ningún gobernador indígena ha recibido los apoyos materiales y económicos que habitualmente se le brindan a una delegación municipal. Otros tipos de autoridades son el comisario ejidal y el director de la escuela, quienes conducen los asuntos relacionados con las propiedades agrarias y con las escuelas, respectivamente.

A diferencia de Santa María Acapulco, en las tres microrregiones queretanas, la esfera de lo civil está desligada de la religiosa. Cada localidad es sede de una subdelegación política, que depende jurídicamente de una delegación municipal. Éstas a su vez se encuentran subordinadas a las cabeceras de sus respectivos municipios.

En el municipio de Jalpan todas las comunidades dependientes de sus respectivas delegaciones cuentan con un subdelegado titular y un suplente, cuyas funciones son de carácter cívico-administrativo. Un subdelegado gestiona cualquier obra de infraestructura que se le solicite, participa en los actos públicos, notifica a la delegación cualquier anomalía y comunica a los vecinos las disposiciones de la cabecera municipal. Los funcionarios de las delegaciones y subdelegaciones ocupan sus cargos durante tres años; su elección se realiza en asambleas comunitarias en las que votan mestizos e indígenas. En algunas comunidades, los pames se han insertado en puestos de dirección política.

En cada localidad se realiza la "faena", que es un trabajo comunitario obligatorio. Los jefes de familia, hombres y mujeres, aportan al pueblo un número determinado de faenas a lo largo del año, como el mantenimiento o construcción de caminos de herradura, carreteras, escuelas, capillas, jagüeyes y aljibes. Si no pueden realizar este trabajo, pagan para que otra persona lo haga.

En los últimos años se han formado uno o dos comités por localidad, para canalizar los recursos financieros gubernamentales destinados a la creación de obras de infraestructura o de tipo alimentario.

En San José de las Flores existe un comisariado ejidal, sólo aquí existe el ejido; mientras que El Rincón, Las Flores y El Pocito forman parte de sociedades comunales constituidas para vigilar, administrar y reglamentar el acceso a las tierras.

La organización política en las delegaciones se compone de un delegado propietario, un delegado suplente, un tesorero, un secretario y uno o dos policías; mientras que en las subdelegaciones se conforma de un subdelegado propietario, un subdelegado suplente y un tesorero. La organización civil de las delegaciones se cimenta en diferentes comités, principalmente el de obras, el cívico y el de salud, así como en la sociedad de padres de familia, en las sociedades comunales, y en las agrupaciones religiosas. Por su parte, en las subdelegaciones, la organización se asienta en los comités de solidaridad, en la sociedad de padres de familia, en el comisariado ejidal, en las sociedades comunales y en las agrupaciones religiosas.

Cosmogonía y fiestas

Los pames que emigraron a Querétaro conservan parte de sus antiguas costumbres, creencias y comportamientos, expresándose tanto en sus creaciones materiales como en sus relaciones cotidianas de convivencia familiar y de interacción social. Los mismos lazos de parentesco que guardan con miembros de Santa María, así como las continuas alianzas que se producen entre los jóvenes pames que residen en Querétaro con indígenas de San Luis Potosí, han impedido que la desvinculación con su matriz cultural sea definitiva. Muchos pames residentes en la región suelen acudir eventualmente a Santa María para participar en sus fiestas o para visitar a sus familiares. La celebración religiosa más importante para los pames es la Semana Santa.

Relaciones con otros pueblos

Desde su llegada a las comunidades de Querétaro los pames no han dejado de ocupar un lugar secundario frente a la población mestiza que habita en la región. Su identidad indígena los ha hecho objeto de una profunda discriminación, orillándolos a ocupar posiciones marginales dentro del contexto social de cada localidad. Los pames se refieren a los mestizos como la "gente de razón"; éstos llaman a los indígenas "pamitos", "indios" o "salvajes".

Los hijos de mestizos e indígenas reciben el nombre de "cruzados"; un "cruzado" es una persona en franco proceso de mestizaje, cuya forma de vida sigue los patrones culturales de la "gente de razón". Los pames ocupan el lugar más bajo dentro de la escala social de cada comunidad, la mayoría de ellos reside en solares prestados, generalmente en la periferia de las poblaciones. Sólo en San José de las Flores algunos pames poseen el derecho para el usufructo de las tierras pertenecientes al ejido del mismo nombre. Los pames son exclusivamente jornaleros, los mestizos cuentan con una extensa gama de alternativas de trabajo. Sin embargo, las diferencias sociales entre los indígenas y los mestizos no son tan tajantes dadas las condiciones de marginalidad que prevalecen en la región.

pames_qropames_qropames_qropames_qropames_qropames_qropames_qropames_qro

scroll back to top
Última actualización el Viernes, 11 de Diciembre de 2009 03:39
 
Av. México-Coyoacán 343, Col. Xoco, C.P. 03330, Delegación Benito Juárez, México D.F., Tel. (55) 9183 2100

Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
 
CDI. COMISIÓN NACIONAL PARA EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS © 2012 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Polí­ticas de Privacidad